PREGUNTAS FRECUENTES

Acerca de la afinación

1- ¿Cada cuanto tiempo debo afinar mi piano?

El piano debe afinarse cada vez que se desafine. Un piano utiliza para conciertos puede llegar a afinarse cada día e inclusive entre dos funciones. Se supone que tanto quien está sentado frente al teclado como quienes están en el patio de butacas tienen un oído y una sensibilidad muy entrenadas y que al estar concentrados en lo que están escuchando van a detectar cualquier imperfección y defecto de afinación. En un piano de uso “doméstico” estas mínimas imperfecciones no van ser notadas o por lo menos no van a generar ningún inconveniente.Con todo, se recomienda no dejar pasar más de un año sin afinar el piano y lo ideal es hacerlo afinar cada seis a nueve meses.

 

2- ¿Es mejor la afinación aural (de oído) que la que se consigue con un ordenador?

En realidad no es la harramienta utilizada lo que determina la calidad de la afinación. En determinadas circunstancias no tiene sentido intentar una afinación aural sólo por una cuestión de principios. En otras ocasiones el uso del ordenador es contraproducente ya que tiende a perder matices que hacen a la “personalidad” del instrumento. También hay que considerar que una afinación de oído en un mal día del afinador puede ser mucho menos interesante que esa misma afinación hecha utilizando un ordenador pero un uso abusivo del ordenador lleva a conseguir afinaciones frías y desangeladas. Si hubiera que establecer una regla general mi opinión es que el ordenador es una gran ayuda que permite un gran ahorro de tiempo y abaratar el costo del servicio de afinación pero un buen afinador de pianos no puede entregarse a la “dictadura del software” y por lo tanto no es una mala idea hacer el trabajo de afinación mas grueso ayudado por un ordenador y el trabajode ajuste fino hacerlo de oído.

 

3- ¿Por qué se desafina mi piano?

Porque el sonido y la perfecta afinación se consiguen tensando una serie de cuerdas de acero, sujetadas por unos clavos también de acero y clavijas metálicas. Por una cuestión de física pura esa tensión tiende a variar y los cambios de temperatura generan procesos de dilatación y contracción que alteran también esa tensión. Además cada golpe del macillo en las cuerdas genera un cambio, mínimo e imperceptible pero en la suma de miles de golpes ese ínfimo cambio se suma. Todo suma para que no se conserve la tensión de las cuerdas y el piano termina desafinado.

 

4- Se cortó una cuerda del piano

No. Taxativamente puedo afirmar que las cuerdas del piano no se cortan. Y luego de ser contundente en ese sentido admito que siempre llevo en el maletín una serie de cuerdas de repuesto. Esta aparente contradicción no es tal. En situaciones normales las cuerdas del piano no se cortan pero tampoco existe una Ley física, moral o religiosa que impidan que esto ocurra. Es muy infrecuente que se corten durante una afinación pero puede ocurrir. En alguna ocasión puede ser por una mala operación del afinador pero en general, cuando ocurre,es porque las cuerdas están con óxido o es en pianos muy antiguos. En este último caso es posible que se corte más de una cuerda ya que por más cuidado que se ponga al afinar la propia fragilidad de las cuerdas es un factor imposible de controlar. Si durante la afinación se rompieran una cuerda o dos lo correcto es proceder a reemplazarlas sin coste alguno para el dueño del piano (nunca he visto algo así, pero puede ocurrir). En el caso de que fuera un bordón, el proceder correcto es que el dueño del instrumento pagara el reemplazo y el afinador procediera al cambio sin coste. En el caso de que saltaran más cuerdas lo correcto es suspender la afinación y proceder a solucionar el problema ya sea encarando una restauración del intrumento o al menos reencordando el piano, tarea sumamente complicada ya que en pricipio sería aconsejable tambien cambiar el clavijero

Comments are closed.